DIFERENCIA ENTRE PROBLEMA Y RETO

Imagen relacionada

Reto o problema: cuestión de enfoque

 

A lo largo de nuestra vida vamos enfrentando diversas situaciones que pueden ser más o menos complicadas, dolorosas o traumáticas. Estas situaciones son las que denominamos problemas, sin embargo, hay personas que de cada problema hacen un reto ¿por qué? ¿Qué es lo que les permite hacer eso?

 

Quisiera compartir contigo algunas ideas, pero primero empecemos por definir ambas palabras de acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua:

 

Un problema es un conjunto de hechos o circunstancias que dificultan la consecución de algún fin; disgusto o preocupación; proposición o dificultad de solución dudosa; cuestión que se trata de aclarar. Su connotación es negativa.

Un reto es una provocación o citación al duelo; desafío para resolver distintas dificultades; objetivo o empeño difícil de llevar a cabo y que constituye por ello un estímulo y desafío para quien lo afronta. Su connotación es positiva.

 

Reto o problema: ¿Cuestión de enfoque?

 

Los aprendizajes de vida, importan

Bien, una vez que conocemos las definiciones de ambas palabras ¿cómo es posible, entonces, que las personas perciban una misma situación de manera positiva o de manera negativa?

 

Tal vez la respuesta radique en que cualquier situación puede verse como una oportunidad para aprender, mejorar, evolucionar, cambiar. Si es así, entonces, cualquier situación complicada que enfrentemos podríamos verla como un reto y no como un problema.

 

Problema

Una situación se convierte en un problema cuando no sabemos qué hacer y nos hace sentir víctimas e impotentes frente a la situación. Los problemas nos generan desánimo, preocupación y detona nuestros miedos. Las situaciones problemáticas nos provocan ansiedad, resignación o impotencia. Los problemas activan en nosotros el modo “supervivencia”, por lo que creativamente nos bloqueamos, dejándonos sin muchas posibilidades de encontrar soluciones, hallando como respuesta una reacción instintiva y poco racional frente a dicha situación.

 

Reto

Por otro lado, una situación es un reto, cuando la conexión que tenemos con nosotros mismos es alta y contamos con herramientas para la gestión emocional, que nos permiten reaccionar frente a la situación compleja, de manera más asertiva. Así, sabremos qué hacer, asumir las responsabilidades que vienen a partir de lo que enfrentamos. De cara a los retos, nos sentimos proactivos y estimulados y, aunque detonan nuestros miedos, en realidad, logramos estar tranquilos, enfocados, explotando al máximo nuestra creatividad. Esta creatividad, nos sirve para hallar múltiples opciones de resolución, reaccionando de manera racional y asertivamente. Pero lo mejor de todo, es que estas respuestas frente a los retos, están vinculadas con nuestras emociones, por lo que se convierten, al final del proceso, en un aprendizaje de vida.

 

Entonces, ¿por qué razón es una cuestión de enfoque el ver una misma situación como un reto y no como problema? Tiene que ver con cómo vemos la vida. Por lo regular, las personas positivas son las que logran activar, a través de la creatividad, todos sus recursos para resolver y hallar soluciones a dicha situación.

 

5 características de las personas positivas

 

Las personas positivas comparten 5 características que les permiten ir por la vida con unas gafas especiales, con las cuales convierten todos sus problemas en un reto:

 

  1. Creen en sí mismas.

Esta es la primera cualidad de una persona positiva. Desarrolla un alto sentido de confianza, actúa, decide a su favor y apuesta por ella misma, realizando acciones a pesar de sus emociones, a pesar de sus miedos, con sus miedos y enfrentando sus miedos.

 

  1. Tienen un alto nivel de empatía.

La actitud positiva lo cambia todo

No solo se trata de ponerse en los zapatos del otro, sino de encontrar lo bueno en las personas, de confiar en que cada persona reaccionará de acuerdo a sus posibilidades y contextos de vida. Así, las personas positivas desarrollan un alto nivel de empatía, por lo que son comprensivos con los demás y eso les facilita enormemente la vida y los procesos de aprendizaje frente a una situación dolorosa o difícil.

 

 

 

  1. Entienden que el “no” ya lo tienen, así que van por el “sí”.

El “no” ya lo tengo, voy por el “sí”

Las personas positivas entienden que hay que darlo todo por conseguir un “sí” frente a una oportunidad, por lo que las personas que se dan por vencidas antes de intentarlo, es muy difícil que logren algo en su vida. De esta forma, las personas positivas son capaces de ver oportunidades (retos) en cualquier situación, aún en las más difíciles, complicadas o dolorosas, por lo que se abren a la posibilidad de obtener un aprendizaje o mejorar algún aspecto de su vida o de sí mismos.

 

  1. Ejercen constantemente su capacidad creativa.

Todos los seres humanos somos más o menos creativos, dependiendo de cuánto ejercitemos esta capacidad humana. La creatividad ayuda a que las personas positivas resuelvan retos y encuentren de manera más rápida soluciones a las dificultades que enfrentan. Además, las personas positivas constantemente realizan actividades que detonan su creatividad: música, danza, teatro, literatura, pintura, juegos de estrategia, observar, hacer ejercicio, cambiar la rutina diaria, cocinar… las posibilidades pueden ser infinitas.

 

  1. Se hacen responsables de las decisiones que toman en su vida.

Asumir las responsabilidades de nuestra decisión

Las personas positivas entienden que nada ocurre si no están dispuestas a dar un paso hacia delante y asumir plena responsabilidad por sus acciones, pensamientos y emociones. Cuando una persona se hace responsable de su vida y deja de culpar a los demás, entonces, empieza a vivir su vida de manera más honesta, a evaluar sus aciertos y errores, a aprender de todo lo que experimenta a lo largo de su vida y empieza a decidir a favor no sólo de ella misma, sino de la gente a la que ama y cuida, siendo más asertiva a la hora de enfrentarse a alguna situación complicada.

 

¿Las terapias artísticas me pueden ayudar a ser más positivo?

 

Diferencia entre problema y reto

La creatividad ayuda a cambiar de enfoque

¡Claro que sí! Las terapias artísticas favorecen el desarrollo de tu capacidad creativa, aprendiendo herramientas para gestionar mejor tus emociones, potenciando tus propios recursos, capacidades y fortalezas, ayudándote a transformar la percepción que tienes de tu vida, permitiéndote ser más positivo para diseñar estrategias que te permitan transformar los problemas en retos y convertir las experiencias negativas en aprendizajes de vida.

 

Si crees que necesitas ayuda para cambiar tu percepción y ser más positivo para enfrentar tus problemas y transformarlos en retos, no dudes en contactarme. Si tú has implementado alguna otra cosa para cambiar tus problemas en retos, ¡me encantará que la compartas conmigo!

 

2019-04-17T12:30:39+01:00

Deje su comentario